TopGlosario técnicoCapacidad de la batería

Capacidad de la batería

La batería es un tipo de células galvánicas capaces de almacenar la energía eléctrica. Se utiliza en casi todos los sectores de la industria. Independientemente del tipo, la construcción y el tamaño, cada batería tiene su tensión nominal y la capacidad dada en amperios-hora. En el sentido técnico, la capacidad de la batería es la capacidad nominal. Se refiere a una batería plenamente eficaz y correctamente cargada que se puede descargar con la corriente continua en un período de 20 horas a una temperatura de 20°C hasta que una sola célula alcance el valor de 1,7 V (10,2 V para una batería de 12 V). La descarga de la batería a un valor de menos de 10 V puede causar un alto contenido de azufre y, en consecuencia, puede dañarla o disminuir drásticamente su capacidad. La capacidad nominal está estrechamente vinculada con la definición de la corriente nominal que determina el valor de la corriente de descarga de la batería en 20 horas. Se calcula dividiendo la capacidad de la batería por 20. Por ejemplo, la corriente nominal para una batería con una capacidad de 40 Ah será igual a 2 A. Por supuesto, cuanto mayor sea dicho valor, mayor será la capacidad de la batería, que a su vez se traduce en el tiempo en que el dispositivo podrá operar hasta que no esté completamente descargado.

 

Fig. 1. Dos baterías populares ofrecidas por Delta. De izquierda a derecha, batería de 12 V 7,2 Ah y batería de 12 V 18 Ah (estas baterías tienen una vida útil mucho más larga que las estándar)

 

 

 

En la práctica, la capacidad de la batería es simplemente la capacidad de acumular la carga eléctrica, mientras que un amperio-hora (Ah) es el producto de la corriente de descarga (A) y el tiempo de descarga de la batería (h) a una tensión específica. Por ejemplo, una batería con una capacidad de 18 Ah debería, en teoría, proporcionar la corriente de 1 A a un circuito eléctrico durante 18 horas. La duración de la batería se duplicará a 36 horas, si el consumo de corriente por el circuito alimentado es dos veces menor, es decir, 0,5 A. Por supuesto, en la práctica, estos valores pueden variar en función de la forma de descarga, condiciones de trabajo y condición de la batería.

 

No es sin razón que la capacidad indicada por los fabricantes de baterías se refiere a las pruebas realizadas a una temperatura de 20°C. Dependiendo de la tecnología de fabricación, la capacidad de la batería se ve afectada en mayor o menor grado por la temperatura. Cuanto menor sea la temperatura de descarga de la batería, menor será su capacidad. Por ejemplo, la capacidad de las baterías de plomo-ácido para la temperatura de 0°C es el 85% de la capacidad nominal. A temperaturas negativas, la disminución de la capacidad de la batería ya es bien visible y para la temperatura de –10°C es sólo el 75% de la capacidad nominal. Las altas temperaturas tampoco son buenas para las baterías. La temperatura demasiado alta de funcionamiento de la batería afecta su duración, lo que resulta en su rápido desgaste. Por lo tanto, al instalar las baterías en fuentes de alimentación ininterrumpida, se debe prestar atención al libre flujo del aire que circula alrededor de ella.

 

Para baterías más pequeñas que se utilizan en dispositivos electrónicos portátiles, ordenadores portátiles y teléfonos móviles, la capacidad se especifica en el submúltiplo de Ah - mAh (miliamperio-hora).

 

La capacidad de la batería también determina su corriente de descarga. Se supone que no debe ser mayor que 0,1 de la capacidad de la batería. Por ejemplo, una batería con una capacidad de 18 Ah se debe cargar con una corriente de aproximadamente 1,8 A. Por desgracia, la capacidad de la batería disminuye con cada ciclo de carga y descarga, y esto es inevitable. Sin embargo, el funcionamiento correcto, las condiciones de trabajo adecuadas y la prevención de una descarga completa permiten extender la vida útil de la batería.